Operación Transparencia rechaza nueva violación constitucional

El equipo de Operación Transparencia, pretende manifestarse categóricamente y hacer una interpretación respecto al evento del día de hoy de Nicolás Maduro, quién se juramentará como presidente encargado de la República Bolivariana de Venezuela a las 7 de la noche.

El artículo 233 de la constitución es muy claro al respecto. Sea falta temporal o absoluta, si el presidente no se juramenta el día 10 de enero como se encuentra manifiesto en el artículo 231, el presidente de la Asamblea Nacional, será quién quede como encargado de las labores presidenciales hasta que se llame a elecciones en un plazo de 30 días a partir de que la falta sea decretada. En caso de que el presidente haya tomado posesión y se de una falta absoluta (muerte, renuncia, o destitución decretada por el TSJ), será el vice-presidente el que quede como encargado, y si se encuentra en los primeros 4 años de dicho período, deberá de igual forma llamar a elecciones en un período de 30 días; esto se encuentra democráticamente justificado, en el hecho de que en Venezuela no se somete a elecciones la figura del vice-presidente, él es elegido al igual que el resto del gabinete el día de la toma de posesión del presidente electo.

La toma de posesión se hace a través del juramento, tal y como lo indica el artículo 231, por lo cual la juramentación frente a la Asamblea Nacional (o el TSJ en caso de que no sea posible hacerlo en la Asamblea) es la instancia necesaria para que el candidato electo democráticamente tome posesión del cargo presidencial. Como todos sabemos, Hugo Chávez Frías estuvo fuera del país desde el 5 de diciembre del 2012 hasta el 18 de febrero del 2013, la juramentación no se dio, y en tanto y en cuanto a lo que la constitución compete, no tomó posesión de la presidencia de la república.

El 9 de enero del presente año, la sala constitucional del TSJ dio a conocer la interpretación que ellos concebían sobre la constitución respecta a la situación que se estaba viviendo en el país sobre la juramentación que debía darse al día siguiente, según la cual, y en base al principio de continuidad administrativa, al tratarse de un presidente reelecto “siguió en ejercicio del cargo”, aún sin haberse podido juramentar, y el nuevo período constitucional comenzó inexorablemente el 10 de enero de 2013, quedando pendiente que el Presidente cumpliera con la formalidad de juramentarse, pero ya no a los fines de “tomar posesión” (como lo pauta la Constitución), sino para reiterar su compromiso de cumplir bien y fielmente los deberes inherentes a su cargo (según los términos de la sentencia).

De esta forma y por obra de esa decisión judicial, se ha producido una suerte de disociación entre el juramento (como mecanismo) y la toma de posesión (como objetivo cuya consecución se alcanza a través de esa acción de jurar). Por tanto, según este criterio, el Presidente del República reelecto el 7 de octubre de 2012, siguió en ejercicio del cargo para el cual ya había sido electo en el año 2000 y posteriormente reelecto en 2006, de manera que, siempre según esta Sentencia, no hacía falta que tomara posesión nuevamente del mismo, porque nunca dejó de ser Presidente.

La interpretación que nosotros tenemos en éste respecto, es que el foco de la discusión se encuentra en la legitimidad de la asunción del cargo de presidente por parte de Hugo Chávez. Basándonos en lo que dice la constitución, la toma de posesión no se dio porque no hubo juramentación, y se estaría pasando por encima del artículo 231, y encargándose Maduro de la presidencia, se estaría violando el 233. La sentencia emitida por el TSJ el día de hoy (8 de marzo del 2013) institucionalizó una figura no concebida por la constitución, la de presidente encargado. En la misma sólo se concibe la de un vice-presidente encargado o un presidente de la Asamblea Nacional encargado de labores presidenciales, siempre y cuando ambos hayan llegado a sus cargos legítimamente, lo cual se puede poner en tela de juicio en el caso de Maduro, ya que al Chávez no ser juramentado (y basándonos estrictamente en la constitución), tampoco lo fue el gabinete completo, en dónde se encuentra incluído el mismo.

Respecto al próximo proceso electoral, la fecha a partir de la cual debiese considerarse el plazo de los 30 días es el 5 de marzo del 2013, día del anuncio oficial de la defunción de Hugo Chávez; No obstante, la constitución no manifiesta que deben ser celebradas en ése plazo, sino que se procederá a la misma dentro de esos 30 días. Respecto a éste tema, todavía no se han dado declaraciones directas por parte del ejecutivo sobre el proceder, y tampoco se ha manifestado el poder judicial; desde nuestro lugar como venezolanos sólo podemos exigir que se cumpla lo establecido en nuestra carta magna.

El último aspecto que queremos resaltar, tiene que ver con el artículo 229, el cual manifiesta que no podrá ser elegido presidente de la República, aquel que se encuentre en cargo de vice-presidente ejecutivo, ministro, gobernador o alcalde (todos con sus femeninos respectivos), tendría que renunciar al mismo antes de postularse para un próximo período, por lo cual en caso de haber quedado Diosdado Cabello como encargado de las labores presidenciales, Nicolás Maduro tendría que haber dejado su cargo para poder postularse a presidente en los comicios consecutivos, lo cual puede darnos una idea del proceso político que quisieron llevar a cabo y los motivos por los cuales lo hicieron.

Operación Transparencia, de acuerdo a la sección primera y segunda del tercer capítulo de la constitución venezolana, respeta la autoridad y el mandato del Tribunal Supremo de Justicia como intérprete máximo de la constitución, pero como venezolanos nos vemos en la responsabilidad de poner en tela de juicio la legitimidad del fallo respecto a una carta magna que nos pertenece a todos, por parte de un organismo que no ha mostrado en múltiples ocasiones ser igual de vehemente respecto a todos los sectores de la sociedad por igual. Nos mantendremos firmes acorde a todo lo estipulado en la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada por éste mismo gobierno, en el año 1999.

One response to “Operación Transparencia rechaza nueva violación constitucional

  1. Ni siquiera es vicepresidente pues hugo nunca se juramentó y hasta hugo tampoco es presidnete electo pues esas elecciones estuvieron plagadas de trampas y delitos electorales…
    Así que si de violaciones constitucionales se están quedando cortitos… valor, el miedo es solo una advertencia de que debemos tener mas valor, no es para huir y menos para aceptar tiranos y someternos a ellos…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s