“¿Qué paso? ¿Qué pasará?” por Christian Burgazzi

Seguramente es temprano para hacer un análisis en caliente de los resultados electorales de ayer, pero me siento obligado a adelantar algunas reflexiones y ofrecer algunas respuestas a las múltiples preguntas y dudas que estos resultados generan.
En primer lugar, el resultado refleja que tenemos un país partido en dos toletes, casi iguales en tamaño, uno que intentó empujar al país hacia el futuro, hacia el progreso, y otro, el mayoritario, que se mantiene anclado a un liderazgo del pasado, jalando en retroceso. Esta parte de nuestra gente, sigue creyendo en un líder mesiánico, populista, clientelar, que los convierte en sujetos pasivos, dependientes, que los ata a las prebendas que le ofrecen desde el gobierno y a su miedo a perderlas, lo cual limita sus oportunidades para asumir la conducción de su propia vida, hacia su bienestar. La otra casi mitad de nuestro pueblo, se propone progresar por sus propios medios, aspira a la modernidad y encuentra enormes dificultades para desplegar toda su energía y capacidad, en un entorno dominado por el atraso.
Los números preliminares indican que la tendencia que mostraba claramente el cierre acelerado de la brecha entre los dos candidatos, no alcanzó a cerrarse a tiempo. Lo lamento y me duele. Agradezco a quienes votaron por el progreso, con esperanza. Señalo que se confirma que la fuerza de la alternativa, es la que ha crecido de forma sustancial en los últimos años, y que aún cuando no fue suficiente en este momento, lo será más temprano que tarde.
Ayer la votación de la oposición creció más del 43% desde el 2006 (aprox. 1,9 millones más de votos), mientras que el oficialismo subió menos del 2% (solo unos 135.000 votos más, en el primer boletín, un decrecimiento en términos reales,) y cayó más de 8 puntos porcentuales, en relación a su votación porcentual de hace 6 años. En votos la brecha se redujo en casi 60% (más de 1,7 millones de votos)
El ventajismo extremo y el abuso descarado del gobierno, que utilizó todos nuestros recursos al servicio de su causa, fueron los que derrotaron a la oposición venezolana, la cual desplegó una campaña admirable y que en boca de su extraordinario líder, Henrique Capriles Radonski, exige Respeto, Consideración y Reconocimiento hacia la mitad del país, que no está de acuerdo con este gobierno.
El futuro del país no está perdido. Debemos sentirnos orgullosos por haber apoyado la opción del cambio. Manteniendo la unidad que nos trajo hasta aquí, la oposición y su liderazgo, la MUD con Ramón Guillermo Aveledo y todos los partidos de esta excepcional alianza, recomenzarán la tarea de reconquistarlo, para emprender el camino que ayer quedó claramente señalado, el que nos conduce a todos al progreso, en paz y sin confrontaciones y divisiones entre los venezolanos. Pertenecemos todos a la misma sociedad; ninguno de los dos bloques puede avanzar sin el otro.
No hay vuelta atrás. Hay un camino.

Caracas, 8 de Octubre, 2012

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s